viernes, 28 de junio de 2019

CRÍTICA

                                    Metrolandia/ Julian Barnes
Metrolandia (1980) es la primera novela publicada de Julian Barnes (Leicester, Inglaterra, 1946) que luego ha desarrollado una larga y brillante carrera como escritor y ha sido reconocido con algunos de los más importantes galardones de las letras internacionales.
Seguramente, Metrolandia no es una de sus novelas más destacables pero nos muestra ya con claridad su idiosincrasia narrativa y deja claros vestigios de su talento. Podemos observar aquí trazas de su habilidad para los diálogos, de su afilado ingenio o de su tendencia al afrancesamiento cultural.
Barnes ha sido englobado en la mítica Generación Granta que se denominó así porque fueron incluidos en la selección de mejores escritores jóvenes británicos de 1983 de esta prestigiosa revista literaria. De ese grupo formaban parte también autores tan destacados como Martin Amis, Ian McEwan, Salman Rushdie, Kazuo Ishiguro o Graham Swift. Ahí es nada.
Esta es una novela de iniciación, narrada en primera persona por Christopher Lloyd, un adolescente de clase media alta que en la primera parte del libro, que ocurre en 1963, estudia en una elitista escuela en las afueras de Londres y comparte correrías con su inseparable amigo Toni, enfrentados ambos al mundo que les rodea, refugiándose en el arte y la literatura y despreciando a los burgueses y a los trabajadores acomodados que se cruzan en su camino.
En la segunda parte, que tiene lugar en París, en mayo de 1968, Christopher ya tiene 20 años y está preparando su tesis de final de carrera. Allí tendrá sus primeras experiencias amorosas serias y su personalidad empezará a sufrir cambios que él no creía posibles. Lo curioso de este segmento de la novela es que Barnes, a pesar de haber ambientado en París en una época tan destacable a nivel social y político, no hace ninguna mención de ello en el relato ni hace interactuar a su personaje con esta  realidad.
La tercera parte tiene lugar diez años después y aquí encontramos a Christopher casado, con un hijo y viviendo en una bonita casa unifamiliar. Lleva una vida acomodada y burguesa, absolutamente contraria a sus ideales de juventud pero, a pesar de esto, se muestra condescendiente con su trayectoria  vital y aparentemente feliz, por lo menos en apariencia.
En el aspecto narrativo, la novela no es arriesgada, innovadora ni técnicamente compleja pero está escrita en un estilo personal y bastante eficaz. Es cierto que en algunos pasajes parece que Barnes hace gala de una cierta superficialidad a la hora de tratar algunos temas que quizá merecían un tratamiento más profundo y puede dar la sensación de que algunas cosas quedan en el tintero porque el final me parece un poco abrupto.
De todas maneras, me parece una novela notable, tratándose de una opera prima.

martes, 11 de junio de 2019

CRÍTICA

Necios y mortales/ Bernard Cornwell
Bernard Cornwell (Londres,1944) es uno de los más populares y prolíficos escritores de novela histórica de la literatura británica actual, hasta el punto de haberse convertido en un autor superventas, sobre todo desde el comienzo de la serie de novelas de Sharpe, que consiguieron un éxito instantáneo tras su publicación.
Analizaremos aquí su última novela publicada en castellano, Necios y mortales (2018) que no forma parte de ninguna de sus sagas sino que es una novela independiente y única que narra de forma magistral una de las épocas más fascinantes de la historia;  la creación del teatro profesional en el Londres de finales del siglo XVI, con la proliferación de los corrales de comedias y de las compañías teatrales patrocinadas por los nobles de la corte de Isabel I, la Reina Virgen.
El argumento de la novela es, también, original y sugestivo; el protagonista principal y narrador de la historia es Richard Shakespeare, hermano menor de William, que está malviviendo en Londres representando papeles de mujer en la compañía teatral del Lord Chambelán, en la que su hermano mayor triunfa como actor y como autor de sus obras.
Richard siente envidia de su hermano y cierto resquemor por lo que considera que es falta de cariño y de apoyo por parte de éste, lo que le lleva a plantearse traicionarlo robándole los manuscritos de sus obras pendientes de estreno, tentado por el dinero que le ofrece una compañía rival pero, en ese momento, alguien que no es Richard roba realmente los manuscritos y éste deberá infiltrarse en los bajos fondos de la ciudad para recuperar las obras de su hermano y limpiar su buen nombre.
Cornwell demuestra con esta novela su maestría a la hora de ambientar la historia en la Inglaterra isabelina a partir de un proceso de documentación exhaustivo e introduciendo en el argumento muchos de los aspectos más representativos de esa época, como la brutal persecución de los cristianos fieles a la iglesia apostólica
que se produjo por parte del estado o como la estricta diferencia de clases sociales que marcaba la vida cotidiana.
Al final, la novela se convierte en una oda al mundo del teatro que deja fascinado al lector, al que muestra los entresijos de una compañía de actores entre bastidores, con todo el desarrollo que lleva consigo la representación de una obra; el reparto de papeles, los ensayos, la preparación del vestuario y los decorados, el miedo escénico y las disputas internas.
En mi opinión, una novela notable, sin duda.

martes, 23 de abril de 2019

CRÍTICA

La tristeza del samurái/ Víctor del Árbol
Pocas veces una novela me ha causado tanto impacto como esta en una primera lectura. Es la primera novela que leo de Víctor del Árbol (Barcelona,1968) y la impresión no ha podido ser más positiva. La novela tiene una trama endiablada que funciona como una máquina de precisión, o más bien como un puzzle macabro; la historia que narra abarca desde el año 1941, en plena posguerra española, hasta principios del año 1981, en los días previos al golpe de estado del 23 de febrero, y entrelaza las vidas de tres familias que ven como sus destinos se cruzan trágicamente envenenando sus existencias a causa de crímenes e intrigas no resueltas en su momento.
Es una novela dura, que ofrece pasajes desgarradores. Es una historia despiadada y brutal, con escenas de gran crueldad, pero en esta novela nada es gratuito, todo forma parte de un engranaje que da sentido al todo.
Del Árbol dosifica perfectamente la información y el suspense, lo que empuja al lector a no parar de leer, a sumergirse en la historia para conocer el devenir de los variados personajes que intervienen en la narración.
El autor no ha inventado nada nuevo en el plano estilístico pero me parece evidente que ha hecho un gran esfuerzo para utilizar el lenguaje de una forma creativa dando distintos usos a los habituales a palabras o adjetivos que teníamos encasillados por el abuso de tópicos.
Se trata, pues, de una novela muy ambiciosa, bien desarrollada y bien finalizada. El único defecto que acierto a verle es, quizá, la caracterización de algunos de los personajes malvados de la novela, que no son pocos, y
que en algunos momentos rozan la caricatura debido a su extrema perversidad.

sábado, 16 de marzo de 2019

CRÍTICA

A la sombra del templo/ Toti Martínez de Lezea
Esta interesante novela está ambientada en un episodio poco conocido de la historia de España,  por lo menos en mi caso; a principios de enero de 1522 el cardenal Adriano de Utrech fue nombrado Papa de la iglesia católica, con el nombre de Adriano VI. Este personaje histórico, gran inquisidor y co-regente de España, nombrado por el emperador Carlos V, se hallaba en Vitoria cuando recibió la noticia y permaneció allí hasta el mes de marzo en que marchó en dirección a Tarragona, en cuyo puerto embarcó en un navío que lo llevó hasta Roma, su nuevo destino.
La narración transcurre durante este lapso de tiempo en el que la capital alavesa se vio desbordada por nobles, embajadores, prelados y peregrinos que fueron allí a rendir honores al nuevo pontífice.
Con este escenario de fondo y la iglesia colegial de Santa María como un personaje más,
la novela narra una conjura en contra del condestable para vengar la derrota en la revuelta de los comuneros frente a las tropas reales y la combina con una historia de amor entre dos jóvenes de diferente clase social, todo ello combinado con la dosis justa de intriga y misterio.
Se debe reconocer, tras la lectura, el esfuerzo de documentación que ha hecho la autora, haciendo hincapié en muchos detalles de la forma de vida y las costumbres de los habitantes de Vitoria durante el siglo XVI y eso también se nota en los conocimientos profundos que demuestra sobre las familias nobles y los linajes que dominaban el territorio en esa época.
El resultado final es una novela con buen ritmo narrativo, con personajes creíbles, aunque en algunos casos sean algo estereotipados, que se lee con mucho interés sin mostrar altibajos de consideración. El único pero que se le podría poner sería, en todo caso, su visión un poco maniquea de los personajes que deberían mostrar algunos matices más realistas.

sábado, 23 de febrero de 2019

NOTICIAS

Mi nuevo libro ya está a la venta, se trata de un ensayo sobre 40 de los mejores conciertos de la historia del rock. Todavía no sé si la editorial organizará una presentación, pero por si acaso ya se puede pedir en vuestra librería habitual y también se puede comprar en la web de Lenoir Ediciones y os lo mandan a casa sin gastos de envío https://www.lenoir.es/rock/2805-conciertos-miticos-de-la-historia-del-rock.html



Libre de virus. www.avast.com

miércoles, 30 de enero de 2019

CRÍTICA

El último merovingio/ Jim Hougan
Esta novela se publicó originalmente en 2004 en pleno auge de los thrillers religiosos y de las conspiranoias producido por el apabullante éxito de "El código Da Vinci" de Dan Brown.
Nos encontramos pues ante una novela en formato best-seller lo cual implica una prosa sencilla y funcional, un ritmo narrativo ágil y una trama en la que predomina la acción y la intriga.
A priori, el argumento puede parecer atractivo; Jack Dunphy, un agente de la CIA destinado en Londres está llevando a cabo unas escuchas telefónicas a un prestigioso profesor universitario y, al poco tiempo, éste aparece brutalmente asesinado y mutilado. A partir de ese momento, Dunphy es apartado de sus funciones y relegado a hacer trabajo burocrático, sin recibir ninguna explicación al respecto, lo cual le hace sospechar que algo extraño está ocurriendo y empieza una investigación paralela por su cuenta, lo que le lleva a descubrir una conspiración al más alta nivel para que una antigua dinastía de reyes, descendientes directos de Jesucristo, tomen el poder en el mundo.
Dejando de lado la credibilidad que un argumento de este tipo pueda tener, que es muy discutible, lo que puedo constatar es que la trama va perdiendo fuerza a medida que se va desarrollando y que finaliza de una forma algo desangelada, dejando abiertas muchas de las incógnitas que se plantean durante la obra.
El autor, Jim Hougan (Nueva York,1942) es un reputado periodista de investigación y productor de documentales que se ha especializado en este tipo de narrativa pero, sinceramente, creo que esta es una novela fallida en el sentido de que no aporta nada nuevo al género y tampoco destaca por su calidad.
Se trata simplemente de un entretenimiento que se deja leer de forma agradable pero no deja ninguna huella en el lector.

viernes, 21 de diciembre de 2018

CRÍTICA

El sueño de un cartógrafo/ James Cowan
El autor de esta novela es el australiano James Cowan (Melbourne, 1942) que además de escritor es una apasionado de la antropología, cosa que queda refrendada viendo su bibliografía ensayística que trata ampliamente el tema.
Este es un libro de gran erudición, de prosa compleja. El tema que trata es muy interesante pero, a veces, a pesar de su corta extensión, es de lectura ardua ya que incluye extensas notas aclaratorias a pie de página pero, precisamente por eso, procura una recompensa intelectual superior. Está narrado en primera persona y contiene pocos diálogos porque el autor lo que ha hecho es novelar el supuesto diario de Fray Mauro, un monje veneciano del siglo XVI que vive recluido en el monasterio de San Michele de Murano y que en calidad de cartógrafo pretende trazar un mapa del mundo a través de las informaciones de primara mano que le procuran las entrevistas que mantiene en su celda con viajeros, peregrinos y marineros, y de la correspondencia que mantiene con diversos personajes de todo el orbe.
Lo más fascinante es la manera como el fraile narra los descubrimientos que va haciendo sobre el mundo desconocido, sobre tierras ignotas habitadas por extrañas razas que en muchos casos no han sido vistas antes por el hombre blanco. A veces muestra sorpresa y otras perplejidad ante las narraciones de sus informadores y, en algún caso incluso incredulidad, pero siempre escucha a sus interlocutores con respeto y admiración porque ellos han sido capaces de realizar los viajes y de vivir las aventuras que él no se ha atrevido
a protagonizar.
Después de leer la novela, la sensación que me queda es que se trata de un alegato en favor de la diversidad cultural y racial, un canto a la complejidad del ser humano que provoca profundas reflexiones en el lector.