martes, 18 de abril de 2017

CRÍTICA

                                  La sombra de Poe/ Matthew Pearl
Por lo visto, Matthew Pearl (New York,1975) se ha especializado en escribir novelas de suspense cuyo argumento gira en torno a enigmas reales protagonizados por autores míticos de la Literatura Universal. Así lo hizo en su primera novela, El club Dante (2003), que fue un éxito mundial, y parece que se encuentra cómodo en este formato.
    Es encomiable su espíritu didáctico y es posible que esto tenga que ver su labor como profesor de literatura en el Emerson College de Boston. La sombre de Poe (2007) es su segunda novela y sigue los mismos parámetros de la primera aunque, en mi opinión, es algo más floja. También comparte otra característica importante con ésta, que es la combinación de personajes históricos con otros creados por Pearl, para lo cual muestra gran habilidad.
    En Baltimore, en el año1849. El cuerpo de Edgar Allan Poe es enterrado en una tumba sin nombre. El público, la prensa y la propia familia del célebre autor asumen su condición de borracho con un patético final. Pero un apasionado admirador, un joven abogado llamado Quentin Clark, decide arriesgarlo todo para restituir el buen nombre de Poe, descubrir el misterio que rodea sus últimos días y descifrar las extrañas circunstancias de su muerte. Inspirado por los relatos de Poe, Clark intenta encontrar al único hombre que puede resolver este extraño caso: la persona en la que se basó Poe para crear al infalible detective C. Auguste Dupin. Con la aparición de dos candidatos comienza una competición para desentrañar la muerte de Poe y demostrar quién es el «verdadero» Dupin. Clark se verá envuelto en un duelo de inteligencias, un torbellino de misterio y literatura del que sólo podrá escapar investigando. 
    A pesar de que soy un gran admirador de Edgar A. Poe y, por tanto, algunos de los temas que trata la novela me parecen muy interesantes, creo que este libro no funciona como artefacto literario. Le falta fluidez y le falta tensión en muchos de sus pasajes. En realidad, son muy pocos los momentos en que el texto logra producir emociones en el lector.

sábado, 4 de marzo de 2017

NOTICIAS

El próximo 23 de abril, día de Sant Jordi, de 18 a 19, estaré firmando ejemplares de mi novela "El bosque de las almas perdidas" en la librería La Font de Mimir ( c/Costa i Cuixart, 5 08031 Barcelona)

CRÍTICA

El médico/ Noah Gordon
     Dicen los expertos en el tema que la característica más destacada de la investigación para el historiador que se ocupa del estudio de los siglos X y XI es la escasez de fuentes de información narrativas. Por tanto se requiere una gran pericia para detectar en la poca documentación de los archivos el saber y el sentir de los hombres que vivieron en una época tan lejana.
     Pues a raíz de esta reflexión, lo que llama más la atención de este libro es el esfuerzo de documentación histórica que llevó a cabo Gordon para conseguir que el relato sea creíble y realista, en la medida de lo posible. De todas maneras, es justo aclarar que el autor, en el epílogo, declara que su intención no era escribir una novela histórica y que, por tanto, pide disculpas ante los errores que pudiera cometer en este aspecto.
     También es de agradecer que Gordon no nos avasalle con cantidad de datos y citas sino que opte por dosificar la información, integrándola en la historia sin que esto parezca forzado.
     La novela narra la vida de Rob J. Cole, un niño de nueve años que se queda huérfano en el Londres del siglo XI y se debe buscar la vida para sobrevivir. Se une como aprendiz a Henry Croft, un cirujano barbero que recorre Inglaterra montando espectáculos y ejerciendo de curandero. De ahí nace en el muchacho la vocación de ser médico y el descubrimiento de que posee un don que le permite saber si una persona se encuentra cerca de la muerte sólo con el contacto de sus manos. El joven Cole atravesará la Europa oscura de la Edad Media, haciéndose pasar por judío, con destino a Persia, para aprender del mítico maestro Ibn Sina (Avicena), y sufriendo todo tipo de penalidades y aventuras que logra superar guiado por su pasión por sanar y aliviar el dolor de los demás.
     Esta novela cumple con varios de los requisitos exigibles a los grandes bestsellers; es un libro entretenido, de ritmo ágil y de fácil lectura, a pesar de su vasta extensión. Gordon no abusa de las
descripciones farragosas y utiliza un estilo accesible aunque bastante impersonal.
     En definitiva, se trata de una buena novela, muy bien documentada, que cumple perfectamente con la función de entretener y que, además, da la oportunidad al lector de adquirir conocimientos fascinantes en varios campos de la ciencia y la cultura general, como la medicina, la historia y las tradiciones religiosas, tanto cristianas, como judías y musulmanas.

sábado, 14 de enero de 2017

CRÍTICA

Las siete iglesias/ Milos Urban
Ésta es la primera vez que leo una obra del escritor Milos Urban (1967, República Checa) y debo decir que no ha sido, en líneas generales, una experiencia satisfactoria.
Esta novela es un claro ejemplo de argumento muy atractivo que luego se ve lastrado por el estilo del autor y por un desarrollo narrativo inapropiado. También es el paradigma del mal uso que un escritor con un profundo conocimiento de su lengua puede hacer de ésta para contar una historia, abusando de una sintaxis barroca y de un léxico que busca la complejidad de forma gratuita y premeditada.
El punto de partida, como he comentado antes, en interesante; un atípico policía, Kvetoslav, cuya máxima afición es el estudio de la historia y la arquitectura, es encargado de investigar una serie de escabrosos crímenes, cuyas víctimas son arquitectos, que se están produciendo en varias de las iglesias más representativas de Praga. A pesar de esto , la lectura de esta novela requiere de un esfuerzo adicional, cosa que en principio no es mala, pero es que la narración se hace poco fluida debido a las continuas digresiones del autor sobre temas muy variados (arquitectura, sociología, historia...) que al final consiguen distraer la atención del lector de la trama, que es lo verdaderamente importante.
Me da la impresión de que Milos Urban ha intentado con esta obra seguir la estela de Umberto Eco en El nombre de la rosa, en cuanto a la erudición y la complejidad de su prosa, mezclándolo con una trama detectivesca pero, si es así, realmente no ha logrado su objetivo, y lo que ha conseguido es una obra innecesariamente densa y, en algunos momentos, francamente aburrida.
Teniendo en cuenta todas las consideraciones que he hecho previamente y sin contradecirme un ápice, debo reconocer también que, en algunos pasajes, Urban logra momentos de tensión acertados y su prosa consigue párrafos
brillantes, aunque muy esporádicos.

domingo, 1 de enero de 2017

CRÍTICA

Plata quemada/ Ricardo Piglia
Esta novela narra unos hechos que ocurrieron en Argentina en 1965. Una banda formada por cuatro hombres atracó un furgón blindado que transportaba el dinero destinado a los gastos de la municipalidad, en total más de siete millones de pesos. El asalto fue extremadamente violento y resultaron asesinados varios policías. Los atracadores consiguieron huir a Uruguay y se refugiaron en un apartamento en el centro de Montevideo, donde tres de ellos fueron descubiertos por la policía y sufrieron un asedio que duró más de 15 horas y terminó con la vida de todos ellos. El cuarto hombre no estaba en el apartamento cuando fue asaltado, desapareció y nunca se llegó a saber con certeza qué fue de él.
Piglia utiliza técnicas de novela negra para explicar esta historia con una crudeza inusitada. Hay pasajes de una violencia muy explícita que, en este caso, creo completamente justificada. El autor se documentó profusamente para escribir este libro pero también reconoció que en algunos momentos había tenido que echar mano de su imaginación para atar algunos cabos de la historia.
Es curioso e interesante el hecho que explica Piglia en el epílogo; esta novela la empezó a escribir en 1968 pero la abandonó poco después debido a un bloqueo creativo y la dejó aparcada hasta 1995, año en que encontró casualmente el manuscrito original y retomó la escritura con la perspectiva que le dieron los años pasados.
Lo más destacable de la novela, en mi opinión, es el sentido coral de la narración, que está explicada desde el punto de vista de varios personajes; un periodista, varios testigos, la policía, ..., y también el perfil psicológico que traza Piglia de los tres delincuentes, que es estremecedor y dibuja vidas rotas por el destino, marcadas por la exclusión social, el abuso de las drogas y el maltrato. Todas estas circunstancias dramáticas combinadas son las que les han llevado a la situación que se narra en la novela. Su prosa es directa y sin florituras lo que creo que es muy acertado para narrar una historia de estas características.